Welcome to Sergiman

I Think I Post

Decálogo de un buen contenido

planung-des-theofflinedays-blog-d689a9bb-a8e6-4418-9004-4de8ffd535c5

EL  cristianismo nos ha dejado muchas secuelas y no sólo espirituales. Dicen que Moisés bajó del monte Sinaí  con los 10 mandamientos escritos en tablas de piedra. (hoy bajaría con un pendrive o lo publicaría en su web), y que al ver como su pueblo adoraba a Apsis, un becerro de oro, símbolo de la opulencia, entró en cólera y rompió una de las tablas.

Desde ese momento hacemos decálogos cuando queremos que nuestras reflexiones se conviertan en algo así como una Constitución, que no admitan discusión ni se cuestionen.

La otra secuela ha sido la subida a los altares de “la excusa”. Al faltarnos parte del mapa del tesoro, en forma de leyes de obligado cumplimiento, tenemos la coartada perfecta para no hacer las cosas bien.

Si me permitís la licencia, en todo lo que tiene que ver con la red y su forma de comunicar pasa un poco lo mismo. Empresas que han vivido la opulencia del becerro de oro y marcas con el pretexto perfecto. Si no conozco las leyes ¿cómo las voy a cumplir?. Lo de pensar mejor lo dejamos para otro día.

Para los que buscan un decálogo a los que agarrarse. Ahí va uno y como dijo Groucho, si no le gusta tengo otros.

Consejos de como crear y distribuir contenidos en la red.

Primera ley. Si  no entretienes, ni lo intentes. No pierdas ni tiempo ni recursos, inviértelos mejor en maquillaje financiero, lo necesitarás.

 Segunda ley. Sé breve. Las mentes más adaptadas al medio sufren colapso por terror. Al ver en el scroll un video de 30 minutos se asustan y se van, igual que un texto de más de 1000 caracteres. Corren despavoridos en busca de alguien que les entienda.

Tercera. Comparte. El ser humano aún tiene una oportunidad desde el momento que las personas son agradecidas con las que son generosas.Esa máxima de que vales más por lo que compartes que por lo que escondes es real.

 Cuarta. No me vendas la moto. Para los que copian y creen que todas las pantallas son iguales. Discursos publicitarios con esquemas de Beneficio, “reason why” con su “reason to believe” son tan sospechosos como Pepe, (el karateka del R. Madrid) en un Chiqui Park.

.Alguien te observa.Si estás dispuesto a participar de las conversaciones ten cuidado. Son pocos los que participan pero muchos los que observan.

Sexto. Be Creative. El festival de Cannes se produce todos los días. Con más de 4.000 millones de reproducciones sólo en youtube diarias, ¿se te ocurre un entorno competitivo más salvaje?. En esa jungla sólo los creativos triunfan.

 Séptimo. Quédate conmigo. Si vienes para estar sólo un rato, cuando estés aburrido mejor no vengas. La infidelidad la llevo bien pero lo que no soporto es el abandono.

 Octavo. Tu recuerdo es imborrable. Podrías pensar que es como las cucarachas, nacen se reproducen y mueren, pero nada más lejos de la realidad. Es como tener una hemeroteca de bolsillo, siempre a punto para quien sepa buscar.

Novena. Mueve el cuerpo. Podemos tener el contenido más maravilloso del mundo pero si no lo mueves nadie te va a ver ni admirar. Así que en el presupuesto del contenido,  gástate un poquito más para que todos podamos ver lo bien que bailas.

Décimo. Ágora o la grande. Las redes sociales han venido para quedarse. Están y se hacen  notar, te juzgan con sus millones de miradas, no escapas a ellas. Socialízate, te lo pasarás bien.

Be happy be content

Planner. ¿Y eso que es?

25370029

¿Existe el planner? Como homínido tengo que decir que si, incluso existen tarjetas de empresa con un epígrafe que así lo atestigua, yo las he visto, incluso tengo alguna con mi nombre,  pero es evidente que no se ha sabido explicar.

Es una figura que esta ahí, y que cuando preguntas a clientes y creativos no te saben muy bien explicar de que sirve. A veces, con suerte, describen a un tio de cuentas y otras a un marciano. Esto se detecta muy fácil. Podrías cambiar su descripción somera por cualquier teoría de física cuántica y colaría igual. Me recuerda mi etapa escolar, capaz de recitar la lección aprendida pero nunca entendida. Vamos que ni idea de lo que había dicho, eso si, mi nota era sobresaliente, porque nadie se molestaba en averiguar si lo había entendido. Este estigma sigue presente en nuestra sociedad, como todos habréis comprobado alguna vez.

No perderé mucho tiempo en explicar que pretendía ser un planner, (a no ser que a golpe de sms, me lo exijáis) entre otras cosas porque de la teoría a la praxis media un abismo. Sólo algunas frases hechas y nunca suficientemente pensadas.

“Es el interlocutor entre el cliente y el creativo”. Vamos a ver, ni el cliente es idiota ni el creativo necesita traducción simultánea.

Lo que si tengo claro es que “el planner” como una persona que solo hace el briefing no tiene sentido.

La publicidad esta llena de especialistas y frente a tanto especialista necesitamos la figura de un generalista, de alguien que desde la observación y el conocimiento tiene la credibilidad para proponer e impulsar el cambio. Que huya del paripe de frases hechas y sin sentido, que se cuestione lo establecido, que observe al mundo como un consumidor, no como la de un empleado a sueldo de una marca.

¿Esa función la tiene que hacer un planner?, ni mucho menos, existen profesionales en cuentas, en creatividad más que capacitados para esa función. La dificultad este en su génesis. La eterna división excluyente entre creativos y cuentas. Mi visión es la que todo eso desaparecerá porque todos estarán implicados en todo el proceso. Eso si, con grandes dosis de valor y generosidad.

Algunas voces acreditadas con intención de ensalzar la figura del planner, han señalado que pocas estructuras empresariales se permiten apartar a alguien del proceso para pensar. No se si es así. Pero o pensamos todos o no vamos a ningún sitio.

Todos somos culpables del cortoplacismo y las empresas harían bien en pensar a largo plazo. El ” ya pensaré, tengo cosas urgentes” nos conduce a la falta de coherencia, al la falta de desiderátum, a no ser dueños de nuestros destinos.

Pensar a largo plazo y tener unos objetivos claros y tangibles son la garantía de que no sucumbirás al cortoplacismo, Debería formar parte de la cultura de las empresas.

Si quieres que la gente haga cosas, tienes que impulsar una visión. Pensar a largo plazo tiene mucho que ver con eso. Las organizaciones que tienen una visión son impulsadas indefectiblemente a lograr sus objetivos.

De lo que cada vez estoy más convencido que existe una vacío de funciones. Ni las están cubriendo muchos de los directores de marketing ni consultores ni agencias.  Las causas o excusas, llámalos como quieras, son tantas como el niño que no quiere ir al colegio.

Pero nadie este impulsando una visión, nadie tiene un plan de juego claro, definido y compartido. Sino, no se entienden los cambios de rumbo constantes de muchas de las empresas ni el inmovilismo de otras. Es el triunfo de lo táctico frente a lo estratégico.

Y no estoy pidiendo que venga un visionario, estoy reclamando que alguien venga y obligue a fuerza de sentido común a que las organizaciones se planteen el futuro. Que impulse el cambio desde la implicación. Que transforme las visiones que se ven en salas oscuras a la luz de un cañón a  planes tangibles, esos que se ven como progresan día a día a fuerza de ilusión.

Se tendrán que generar procesos, metodologías, formación..Y si necesitas una etiqueta como dice REM “All the lovers have been tagged” llámalo “planner”.

Alguien piensa

Tesco-Korea

Tesco, la tercera empresa de supermercados del mundo después de Wal-Mart y Carrefour, desembarcó en Corea del Sur en 1999 en asociación con Samsung y en la actualidad cuenta con más de 350 supermercados. Sin embargo, en un mercado tan competitivo como el coreano, Tesco se veía abocado a ser el segundo por detrás de E-Mart que tiene más tiendas.

¿Y cómo llegar a ser el número uno sin aumentar el número de tiendas? Después de un estudio sobre los hábitos de consumo de los coreanos (muy trabajadores y con poco tiempo para sus compras) la conclusión fue clara: si la gente no va a nuestras tiendas, llevemos las tiendas a nuestro posibles clientes (aquello de si la montaña no va Mahoma, Mahoma irá a la montaña). Se ideó un sistema ingenioso y efectivo que consistía en convertir las vallas publicitarias del metro en lineales de supermercado donde, gracias a las aplicaciones móviles y a los códigos QR, se podía hacer la compra, que luego recibirían cómodamente al llegar a casa. Como comprar en un supermercado pero con un móvil sin cargar con nada, y con un concepto demoledoramente efectivo: convertir los tiempos de espera en el metro en tiempo de compra. No hará falta que te recuerde que Corea del Sur es quizás uno de los países más tecnológicos del mundo, y que empresas coreanas como Samsung y LG dominan el mercado mundial de telefonía móvil. El resultado de esta acción para Tesco: aumento del 76% en los clientes y 130% en las ventas on-line.

Tesco es ahora el número uno en Corea del Sur en venta on-line y el número dos, por poco margen, en el mercado offline.

Sergi Manaut